Constitucionalismo flexible para la independencia… de Escocia

No sigo el tema de cerca, pero no deja de llamar la atención desde fuera la flexibilidad del constitucionalismo británico para abrirse al referendum de independencia de Escocia del Reino Unido. Así lo han acordado el 15 de octubre de 2012 los Gobiernos respectivos. Frente a lo que parecen casi eternas disputas como las españolas o las de Bélgica, viene a sorprender la vía de apertura a la independencia en los últimos años por un Estado, bueno Reino, siempre fuerte como el de la Gran Bretaña.

Según la noticia, la pregunta será clara y sin subterfugios: si se está o no a favor de que Escocia abandone el Reino Unido. No obstante, lo que dice el memorándum es que la pregunta “debe ser justa, fácil de entender y capaz de producir un resultado que se acepta y confianza” y que “pregunta sobre la independencia”. La comisión Electoral será la que decida si es aceptable lo que se apruebe por el Parlamento Escocés a propuesta del Gobierno.

La noticia, por ejemplo, AQUÍ

El documento en inglés puede consultarse [AQUÍ]

el texto en español, traducido con Google (no del memorando):

ACUERDO

entre el Gobierno del Reino Unido y el Gobierno escocés en un referéndum sobre la independencia de Escocia El Gobierno del Reino Unido y el Gobierno de Escocia han acordado trabajar juntos para asegurar que el referéndum sobre la independencia escocesa pueda tener lugar.
Los gobiernos están de acuerdo en que el referéndum debe:
• tener una base legal clara;
• ser legislada por el Parlamento escocés;
• Se llevó a cabo con el fin de obtener la confianza de los parlamentos, los gobiernos y los pueblos, y
• entregar una prueba justa y una expresión decisiva de las opiniones de la población de Escocia y un resultado que todo el mundo respeta.
Los gobiernos han acordado promover un Decreto del Consejo en virtud del artículo 30 de la Ley de Escocia de 1998 en el Reino Unido y los parlamentos de Escocia para permitir un referéndum sola pregunta sobre la independencia de Escocia, que se celebrará antes de finales de 2014. La Orden de la pondrá fuera de toda duda que el Parlamento escocés puede legislar para ese referéndum.
Será entonces que el Gobierno escocés para promover una legislación en el parlamento escocés para un referéndum sobre la independencia. Los gobiernos están de acuerdo en que el referéndum debe cumplir con las más altas normas de equidad, transparencia y decoro, recurriendo a consultas y el asesoramiento de expertos independientes. La legislación de referéndum establecidas:
• la fecha del referéndum;
• la franquicia;
• la redacción de la pregunta;
• las normas sobre financiamiento de las campañas, y
• otras reglas para la realización del referéndum.
Los detalles del acuerdo entre los gobiernos se exponen en el siguiente orden y el proyecto de memorando, que forman parte de este acuerdo.



Envía un comentario

Nombre: 
Correo-e: 
URL: 
Comentarios: